1. Orígenes de la contracepción moderna: tres designaciones y tres actitudes

Resumen: Capítulo I.

Orígenes de la contracepción moderna: tres designaciones y tres actitudes

El capítulo considera el origen de tres términos: contracepción, prevencepción y control de los nacimientos, con que se designó durante decenios la prevención de la concepción. Dada la confusión que ha habido, conviene clarificar la historia, de cómo nacieron esas palabras. Además, interesa ahondar en una historia que lleva a descubrir cuán diferentes eran la mentalidad y los propósitos de los pioneros del control de la concepción. Por último, y quizás sea esta la razón más relevante, veremos que esos términos se pusieron en circulación con un propósito principal: señalar la total incompatibilidad de la contracepción de primera hora, con el aborto.

I. El origen del término contracepción

Desde 1972, el Oxford English Dictionary indica que el vocablo fue usado por vez primera en 1886 por E. B. Foote, en una publicación titulada El Remedio Radical en Ciencia Social, de cuya página 89 el citado Diccionario transcribe el texto siguiente: Cuando se hace necesario decidir entre el aborto legal y la contracepción ilegal, prefieren quebrantar la ley hecha por los hombres que condena el uso de los contracépticos, a quebrantar la ley natural que prohíbe el aborto. Sin embargo, esa atribución es incorrecta porque E. B. Foote empleó el término contracepción antes, al titular el Capítulo V: ¿Por qué no adoptar la contracepción como medio para el fin de regular la reproducción y frenar la descendencia imprudente? (p. 66). Además, la atribución a E.B. Foote es ambigua, pues se dio la curiosa circunstancia de que e E.B. Foote es el nombre de dos autores, padre e hijo, que, a lo largo de muchos años, compartieron ideas y aventuras editoriales: el del padre era Edward Bliss Foote (Sr), y Edward Bond Foote (Jr) el del hijo.

Himes, que es tenido como el más completo historiador de la contracepción anterior a los años 1930, en su enciclopédica Historia Médica de la Contracepción (1936) afirma erróneamente que fue Foote Sr, autor de obras de divulgación médica y pionero del control de la natalidad, el que primero usó la palabra contracepción. Alega como prueba una referencia bibliográfica justamente un pasaje en el que Foote Sr explica que el término contracepción fue acuñado por su hijo, Foote Jr.

II. El origen del término control de nacimientos

Margaret Sanger, la presunta creadora del término ‘control de nacimientos’ (‘CN’) relató esa historia en varias ocasiones. Esas narrativas presentan variantes, incluso contradicciones, que despiertan inmediatamente el interés y la alerta crítica. Uno de los relatos está en My Fight for Birth Control (Mi lucha por el control de nacimientos), publicado en 1931; el otro, en An Autobiography (Una autobiografía), aparecido en 1938. Hay, además, un tercer relato, marginal en apariencia pero sumamente expresivo, en The Pivot of Civilization, (El Pivote de la Civilización), editado en 1922, que es, de los tres testimonios ofrecidos por Sanger, el más cercano en el tiempo al acontecimiento de 1914.

En The Pivot, Sanger nos cuenta: “Tal era la situación en 1914, cuando regresé a América […] El crecimiento asombroso de ese movimiento arranca del momento en que en mi casa un pequeño grupo organizó la Liga del Control de Nacimientos. Desde entonces nos han criticado por haber elegido el término ‘control de nacimientos’ para expresar la idea de una contracepción moderna y científica […] Ningún otro expresa mejor la idea de un control intencionado, responsable y autodirigido de la potencia reproductiva. […] Control es guía, dirección, previsión. Implica inteligencia, deliberación y responsabilidad […] El término “control de nacimientos” tiene la inmensa ventaja práctica de comprimir en dos palabras breves la respuesta a la petición muda de millones de hombres y mujeres de todos los países” (pp. 11-13). Aquí, quien da nombre al pujante movimiento es ‘un pequeño grupo’ que se reunió en la casa de Sanger en algún momento de 1914. Años más tarde, Sanger reivindica para sí la creación de la nueva expresión, en My Fight for Birth Control, su primera autobiografía. Por último, en su siguiente Autobiografía, Sanger parece haber renunciado a la apropiación indebida de 1931, y devuelve a un colaborador anónimo la autoría de la expresión ‘CN’. No faltan, sin embargo, en la bibliografía sobre este particular afirmaciones erróneas que quedan así aclaradas.

III. Origen del término prevencepción

El tercer vocablo es prevencepción y sus derivados prevencéptico y prevenceptivo. Esas palabras nuevas jugaron por unos años un papel relativamente notable en el activismo en favor de la contracepción. Robinson acuñó el término para reunir en una sola palabra la expresión clásica “prevención de la concepción”, que él y muchos otros venían usando desde tiempo atrás como sinónimo de contracepción. No parece haber en la bibliografía referencias que señalen con precisión el momento en que nace el nuevo término. Una revisión atenta de las publicaciones de Robinson autorizan a afirmar que ’prevencepción’ vio la luz en el número de junio de 1918 de The Medical Critic and Guide, una de las revistas que Robinson editaba. Lo hizo en un artículo editorial titulado ‘Prevencepción contra Aborto’. Más de 10 años después, Robinson reveló que lo había acuñado para erradicar el engañoso vocablo CN. En 1931, en las páginas de la Birth Control Review, vuelve a repetir: “CN es un término engañoso, […] el peor de cuantos podían haberse acuñado” (Birth Control Rev 1931;15:11). Tanto el término prevencepción como sus derivados cayeron en el olvido tras la muerte de su creador, William J. Robinson.

 

DE LOS ORÍGENES DE LA CONTRACEPCIÓN A LA HUMANAE VITAE: ALGUNOS EPISODIOS SILENCIADOS

Autor: Gonzalo Herranz, Universidad de Navarra. Email: gherranz@unav.es

 

Para el capítulo completo sobre el que se basa este resumen, haga clic aquí…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *